8 de febrero de 2018

Los móviles excitan el sistema de recompensa del cerebro

La dependencia a los teléfonos inteligentes se produce por la necesidad de socialización y de excitar el circuito de recompensa del cerebro, ha descubierto una investigación. Más que demonizar la tecnología, lo mejor es darse cuenta de lo que pasa cuando abusamos de los móviles y adoptar medidas prácticas que nos ayudarán a controlar sus efectos psicológicos.

Los móviles excitan el sistema de recompensa del cerebro
El uso intensivo de los teléfonos inteligentes no desvela una adicción a los móviles, sino a las interacciones humanas, ha descubierto una investigación de la Universidad McGill publicada en la revista Frontiers in Psychology.

Según esta investigación, es mucho más sencillo controlar esta adicción a las interacciones humanas que a la tecnología móvil a través de una serie de medidas prácticas potencialmente capaces de regular las interacciones con los demás.

Según explica uno de los investigadores, Samuel Veissière, en un
Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850



☛ El artículo completo original de Redacción T21 lo puedes ver aquí