13 de julio de 2018

12 rusos son acusados de hackear correos de Hillary Clinton y las elecciones de EE.UU. en 2016

El episodio de la campaña presidencial estadounidense de 2016 y la interferencia de agentes rusos todavía sigue dando coletazos. Una corte federal ha acusado a doce ciudadanos rusos de haber hackeado los servidores de correo de Hillary Clinton y haber filtrado correos electrónicos de la candidata.

El fiscal general que llevó la causa, Rod Rosenstein, dijo (vía The Hill) que "el fin de la conspiración fue causar algún impacto en las elecciones presidenciales". Para ello, estas personas acusadas (y miembros del GRU, la agencia de inteligencia de Rusia) "robaron nombres, contraseñas y correos electrónicos y pagaron con criptomonedas", según el fiscal.

Además, estos 12 fueron acusados de haber hackeado los servidores del Comité Nacional Democrático (DNC) de Estados Unidos. La investigación, liderada por Robert Mueller, reveló además que tanto DCLeaks como Guccifer 2.0, las "personas" que robaron y filtraron la información, fueron creados por el GRU.

Esta acusación además tiene otras implicancias políticas, porque a juicio de Donald Trump, la investigación de Mueller no era más que una "caza de brujas". Pero Rosenstein asegura que el presidente "necesita saber que hay evidencia de interferencia extranjera en las elecciones".

Y es importante que el presidente sepa que información fue filtrada porque tiene que tomar decisiones importantes para el país.

Eso sí, se asegura que en toda la operación no hubo votos cambiados ni nada por el estilo y todo indicaría que causar caos era el posible último fin de los rusos.




☛ El artículo completo original de Raúl Estrada Franco lo puedes ver aquí