2 de mayo de 2024

Una vacuna experimental aumenta hasta un 50% la supervivencia en cuatro personas con un cáncer cerebral letal

De izquierda a derecha, los científicos Sadeem Qdaisat, Hector Méndez y Elias Sayour, coautores de la vacuna experimental contra el glioblastoma, en la Universidad de Florida.

Cuatro personas con un cáncer cerebral extremadamente agresivo vivieron hasta un 50% más de lo esperado gracias a una vacuna experimental personalizada, según los resultados publicados este miércoles por el bioquímico español Héctor Méndez y sus colegas de la Universidad de Florida, en la ciudad estadounidense de Gainesville. Los pacientes, ya fallecidos, sufrían un glioblastoma —el tumor maligno má ;s común en el cerebro— en una fase terminal cuando se presentaron voluntariamente al ensayo clínico. “Es bastante prometedor”, afirma Méndez, nacido en Salamanca hace 42 años y asentado en Estados Unidos.

Seguir leyendo

]]>

☞ El artículo completo original de Manuel Ansede lo puedes ver aquí

Tenemos un problema con el hardware basado en IA: casi todo son aplicaciones glorificadas

Tenemos un problema con el hardware basado en IA: casi todo son aplicaciones glorificadas

Hace siete meses publicamos un artículo titulado 'La IA que se viste: empieza la era de los dispositivos corporales basados en Inteligencia Artificial'. Allí anticipamos la llegada de una pléyade de productos basados en IA orientados al consumidor para reemplazar ciertas funciones de su smartphone.

Siete meses después tenemos varios casos en los que la expectación ha sido sustituida por el escepticismo. El más famoso, el del AI Pin de Humane. Tiene tecnologías meritorias, pero el valor aportado al usuario es pobre. Pero cuesta 700 dólares y otros 24 al mes.

No es el único.

Qué está ocurriendo. La llegada de ChatGPT disparó el interés por la IA generativa y las ganas de hacer negocio con ella a través de hardware dedicado. El AI Pin o el Rabbit R1 lideran esta categoría. Las gafas de Brilliant siguen siendo una incógnita hasta su lanzamiento oficial.

Prometen innovación y un enfoque práctico, pero tras un diseño atractivo y un marketing sofisticado solo hay gadgets que no ofrecen mucho más de lo que una simple app puede hacer, pero en forma de Tamagotchi: el CEO de Rabbit compró uno a cada miembro de su equipo para que entendieran su visión.

Por qué importa. Estos dispositivos no son baratos y no cumplen sus promesas. En el caso del AI Pin ya vimos que sus primeras reseñas fueron terribles. El Rabbit R1 es menos mediático pero ha tenido una historia similar: es muy lento y hace esperar mirando a la nada. Un humano manejando su móvil es mucho más rápido. Un problema que ya intuimos en enero.

Si empieza a proliferar cierta expectación en torno a ellos, esta industria incipiente comenzará a crecer. Y eso no siempre es bueno para el consumidor si se basa en dispositivos que no alcanzan a cumplir su promesa. Marcos digitales in memoriam.

El otro lado de la moneda. No todos los dispositivos basados en IA son necesariamente redundantes. De hecho hay ejemplos interesantes. Las Ray-Ban Meta aportan unos auriculares integrados en las gafas que apenas perciben los demás y una cámara para grabar desde el punto de vista de nuestros ojos, y ahora que son multimodales con Meta AI disparan sus posibilidades, sobre todo en EEUU.

Esto algo que aporta un valor frente a una aplicación móvil. El Limitless Pendant, para su público objetivo, también ofrece algo a lo que un smartphone no llegan.

La gran pregunta. ¿Estamos moviéndonos de verdad hacia un futuro en el que algunas capacidades del smartphone sean llevadas a dispositivos dedicados? No parece un sueño tener que cargar con dos o tres dispositivos donde antes solo teníamos uno. Y menos si ese uno hace lo mismo que el resto. Y menos si lo hace mejor.

La sensación de fondo es que estamos siendo testigos del nacimiento de un mercado que sobrevalora su utilidad para justificar esa existencia independiente. Pese a que podrían ser una simple app. También es posible que simplemente se trate de pruebas de mercado para detectar qué producto funciona antes de apostar en serio por él.

Imagen destacada | Rabbit

En Xataka | AI Pin es uno más en la carrera de remplazar al móvil tradicional. El problema es que nadie sabe cuál es la meta

-
La noticia Tenemos un problema con el hardware basado en IA: casi todo son aplicaciones glorificadas fue publicada originalmente en Xataka por Javier Lacort .



☞ El artículo completo original de Javier Lacort lo puedes ver aquí

El primer instituto público con astrobiología está en Andalucía. Y sus alumnos acaban de descubrir algo que ha sorprendido a la NASA

El primer instituto público con astrobiología está en Andalucía. Y sus alumnos acaban de descubrir algo que ha sorprendido a la NASA

En el IES Pablo del Saz, un instituto público de Marbella alejado de los colegios privados de la ciudad, el profesor Javier Cáceres imparte la clase de Astrobiología. Es el primer instituto de España que ofrece esta asignatura.

"Como materia oficial de secundaria, se imparte fundamentalmente en Estados Unidos, Inglaterra, Australia y el centro de Roma", explica Cáceres. "Lo introdujimos de forma oficial, con permiso de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, hace tres años".

En los últimos días, cámaras de televisión y reporteros de periódicos locales han deambulado por el centro para hablar con sus jóvenes alumnos. Cuatro de ellos hicieron un descubrimiento sobre el Sol por el que un científico importante de la NASA ya los ha felicitado.

Cómo es la asignatura de Astrobiología

Con el atractivo de las clases prácticas (usar telescopios, tocar meteoritos reales...), la demanda de Astrobiología en el Pablo del Saz supera la oferta de plazas, que es de unos 25 alumnos.

"La mitad del grupo, diría que un poquito más, son niñas, y aproximadamente el 40% son niños".

Cáceres se formó como astrónomo después de estudiar Física en Granada y pasar por el CSIC. Tras una época de profesor en California y Tennessee, llegó a la educación pública de Andalucía con algunas propuestas.

Una foto del profesor Javier Cáceres con un meteorito El profesor Javier Cáceres con un meteorito del Museo Americano de Historia Natural

La asignatura de Astrobiología, que originalmente se creó para primero y segundo de la ESO, ahora se imparte únicamente en primero. "Son niños más receptivos y tienen más inquietud ante estas grandes preguntas que siempre han existido en la historia de la humanidad", dice Cáceres.

Los niños descubren primero la inmensidad del universo, observando grandes supercúmulos galácticos con el telescopio. Luego conocen mejor el vecindario, nuestro sistema solar, y oyen hablar de lunas con agua congelada que podrían albergar bichos bajo el hielo.

Entonces repasan las teorías de cómo surgió la vida en la Tierra y manosean meteoritos de distinto tipo que se van pasando entre ellos. Finalmente, montan debates sobre la existencia de vida extraterrestre e imaginan qué ocurriría si un día nos visitase una civilización alienígena.

"Creemos que hemos descubierto algo"

Un ejercicio práctico que se ha vuelto especialmente interesante este año, con el Sol llegando a un nuevo máximo en su ciclo de actividad magnética, es la de contar manchas solares.

Los alumnos observan las manchas a través de la ventana con un telescopio equipado con un filtro solar. Luego las dibujan en un papel y las comparan con dibujos de cursos anteriores. En 2021, el Sol tenía una manchita o dos. Este año, los alumnos han visto entre 15 y 20.

Un cuadrante con dibujos de las manchas del Sol El registro de manchas solares de dos cursos distintos de Astrobiología

¿Por qué el ciclo solar dura siempre unos 11 años? ¿Por qué no ocurre de forma caótica o aleatoria? No hay una respuesta concreta, pero el profesor Cáceres planteó la pregunta como deberes de clase. Y sí que obtuvo una respuesta concreta.

"Un día me vienen a la sala de profesores. 'Unos niños te buscan porque dicen que tienen algo interesante sobre las manchas solares', me dicen. Y me encuentro a cuatro niños con documentos llenos de datos", cuenta Cáceres. "Habían buscado órbitas, excentricidades, gravedades, el plasma del Sol. Habían estudiado un montón de cosas en un grupito. Y vienen y me dicen: 'profesor, creemos que hemos descubierto algo'".

Los niños descubrieron que Júpiter, que es el planeta más grande que orbita el Sol, tarda 11,86 años en darle la vuelta a la estrella.

"Me meto en Wikipedia para comprobarlo. Esa coincidencia me atruena", relata Cáceres. "Les digo: 'pues chicos, muy bien, tenéis un positivo', y esa noche empiezo a llamar a astrónomos de medio mundo, en Estados Unidos, en el Instituto de Astrofísica de aquí de Granada... y les pido que me manden algún paper sobre el tema".

Una felicitación de la NASA

"Todo astrónomo que ha osado a decir que un planeta puede afectar al Sol de alguna manera ha sido ignorado o tachado de que no tiene ni idea", dice Cáceres. "Pero hay un par de investigaciones de los últimos dos o tres años con las que gente de la NASA, gente de Alemania, de Francia... está empezando a tomárselo más en serio".

La deducción de los niños no solo sorprendió a su profesor. Frits Paerels, del Laboratorio de Astrofísica de la Universidad Columbia, se enteró esa noche del hallazgo a través de Cáceres y se lo contó a Caleb Scharf, el científico principal de astrobiología en el Centro de Investigación Ames de la NASA. Impresionado, Scharf extendió una felicitación a los alumnos.

"Los niños no tienen datos ni instrumentos para verificar eso, pero su hipótesis y su teoría es muy lógica y merece un estudio más profundo", dice Cáceres. "Como bolita que gira en torno a una estrella, todo lo que nos pasa está ligado al astro que nos rige, que es el Sol".

La asignatura de Astrobiología, con su visión "desde arriba" de lo que ocurre en la Tierra, enseña a los niños de este instituto público que desde las glaciaciones hasta las hambrunas por falta de cosechas han tenido que ver con el Sol. Y que hoy en día algunos productos de la cesta de la compra están muy caros por cómo el Sol incide en nuestro clima.

"Los niños tocan un meteorito que saben que viene de otro mundo y eso llama la atención. Por eso damos teoría, pero también práctica. Ver, tocar, medir tus propias cosas. Si los niños de Astrobiología de hace tres años no hubiesen medido las manchas del Sol, los de este año no habrían tenido esos datos para comparar".

¿Cómo ha celebrado el profesor de Astrobiología el logro de sus alumnos? "Comiendo una paella al sol. Hoy hace sol en Marbella, ese sol que nos ha iluminado para que esta noticia sea realidad".

Imágenes | Javier Cáceres

En Xataka | El único centro de FP que enseña relojería está en Barcelona y abre un mundo de opciones en un área: la micromecánica

-
La noticia El primer instituto público con astrobiología está en Andalucía. Y sus alumnos acaban de descubrir algo que ha sorprendido a la NASA fue publicada originalmente en Xataka por Matías S. Zavia .



☞ El artículo completo original de Matías S. Zavia lo puedes ver aquí

China está excavando un pozo de 10.000 metros de profundidad. Tiene un buen motivo para hacerlo

China está excavando un pozo de 10.000 metros de profundidad. Tiene un buen motivo para hacerlo

El interior de la corteza terrestre ha sido desde siempre un misterio que ha llamado la atención de geólogos y científicos. Y China es el país que lleva liderando la carrera en esta investigación en los últimos años. El año pasado se hizo público que el país asiático finalizó la construcción de una plataforma de perforación en alta mar de 12.000 toneladas para explotar las reservas geológicas de gas natural.

Ahora ha emprendido una misión más difícil todavía: perforar un agujero de 10.000 metros de profundidad en la corteza terrestre.

El proyecto. Este agujero se convertirá en el pozo más profundo jamás realizado en China y estará ubicado en la cuenca Tarim de la Región Autónoma Uygur de Xinjiang, que es rica en petróleo. Será muy estrecho, pero penetrará en más de 10 estratos continentales y alcanzará el sistema cretáceo en la corteza terrestre, que contiene rocas con más de 145 millones de años de antigüedad, según ha informado la agencia estatal de noticias Xinhua.

Ahora mismo el agujero más profundo hecho por el hombre en la Tierra sigue siendo el pozo ruso Kola Superdeep, que la Unión Soviética inició en 1970 y que alcanzó una profundidad de 12.262 metros tras 20 años de perforación.

¿Cómo se hará? Gracias a un equipo extremadamente pesado, de nada menos que 2.000 toneladas, que incluye brocas y tubos de perforación de alta tecnología. Y es que excavar a través de estas capas de rocas puede ser muy complicado, según explican algunos expertos. El motivo es la ubicación elegida: el pozo se está excavando en la cuenca del Tarim, una vasta depresión de tierra drenada por el río Tarim donde el clima es extremadamente seco. De hecho, en el medio de la cuenca se encuentra el desierto de Taklamakán (el más grande de China), que es justo donde se está realizando la perforación.

"La dificultad del proyecto se puede comparar con la conducción de un camión de grandes dimensiones sobre dos cables de acero delgados", explicaba Sun Jinsheng, científico de la Academia de Ingeniería de China.

El objetivo. El operativo, que ya ha comenzado, es un hito en la exploración de la Tierra y ofrece una oportunidad única para estudiar las profundidades de la superficie. Hay que comentar que China lleva ya explorando el interior de la Tierra durante varios años. Ahora, con este agujero súperprofundo, busca descubrir minerales y recursos energéticos que pueda usar para que su economía prospere.

Y no sólo eso. Tal y como anunció el presidente Xi Jinping en 2021, la nación tiene ahora el objetivo de estudiar también la composición inexplorada de la Tierra para  evaluar los riesgos de desastres ambientales, como terremotos y erupciones volcánicas.

El pozo natural más grande del mundo. Tal y como contamos en este otro artículo de Xataka, el pozo natural  más grande y profundo del mundo es el de Xiaozhai Tiankeng, bajo el que sobrevive un bosque subterráneo. También llamado el "pozo celestial" está situado en Fengjie, un condado del municipio de Chongqing, en China, y alcanza los 662 metros de profundidad, 626 de largo y 537 de ancho. En realidad, se trata de un sumidero, una dolina o depresión del terreno generada, entre otros factores, por el efecto del agua.

Tal y como explican los geólogos, se ha formado sobre una cueva y acoge un río subterráneo que mide en total 8,5 kilómetros y acaba en una espectacular cascada. Su enorme tamaño hace de Xiaozhai Tiankeng el sumidero de su tipo, los tiankeng, más grande y profundo del mundo.

¿Y en España? El  más grande está en Cantabria. Es tan profundo que una piedra tarda 12 segundos en tocar fondo, pero aún así no se acerca ni por asomo al pozo ruso mencionado anteriormente. Aún así, este agujero denominado Gran Pozo MDTE, situado en el municipio cántabro de Ruesga, puede presumir de ser el pozo vertical más grande de España.

Fue descubierto en 2016 por los espeleólogos del Club Cántabro de Exploraciones Subterráneas y del Espeleo Club Ábrigu y se estima que su profundidad es de 436 metros, algo más que la Torre Eiffel, que mide 324 metros.

Imagen | National Science Foundation/B. Gudbjartsson

En Xataka | Este pozo en China es tan profundo que atraviesa estratos del Cretácico

En Xataka | El pozo vertical más grande de España está en Cantabria: tan profundo que una piedra tarda 12 segundos en tocar fondo

*Una versión anterior de este artículo se publicó en junio de 2023

-
La noticia China está excavando un pozo de 10.000 metros de profundidad. Tiene un buen motivo para hacerlo fue publicada originalmente en Xataka por Albert Sanchis .



☞ El artículo completo original de Albert Sanchis lo puedes ver aquí

30 de abril de 2024

Hace casi un siglo Einstein tuvo que deshacerse de su constante cosmológica. 5.000 robots acaban de darle la razón

Hace casi un siglo Einstein tuvo que deshacerse de su constante cosmológica. 5.000 robots acaban de darle la razón

¿Cómo será el fin del universo? Es una de las grandes preguntas para la ciencia por sus implicaciones, pero también es una que aveces pasa desapercibida. Quizás porque no nos guste pensar en cómo se acaban las cosas (aunque queden miles de millones de años para ello), o quizás porque el consenso en esta materia resulte apabullante.

Aunque quizás no lo sea tanto.

Nuevas pistas. Un nuevo estudio acaba de hallar pistas que indican un posible debilitamiento de la energía oscura, la misteriosa fuerza que hace que el universo se expanda. Esto podría llevar a que el universo acabe contrayéndose en lugar de expandirse cada vez más rápido pero, en un plazo más inmediato podría obligarnos a revisar nuestro “modelo estándar” de la cosmología.

Labda-CDM. Este modelo estándar es el que vincula energía oscura y materia oscura fría o ΛCDM (Lambda – Cold Dark Matter). La clave de la expansión del universo está en el parámetro lambda. Este representa a una constante, la constante cosmológica.

Aunque no sepamos exactamente qué es, la energía oscura es la fuerza que estira como un chicle el escenario mismo del universo, haciendo que las galaxias se alejen entre sí en lugar de atraerse por efecto de la gravedad. Hace apenas un cuarto de siglo que descubrimos que el universo no solo se expande sino que lo hace aceleradamente como fruto de esta energía expansiva constante.

Ahora la pregunta es, ¿y si esta constante… está cambiando? (Y decreciendo, por ser más precisos.)

5.000 robots estudiando el firmamento. Para responder esta pregunta, el instrumento DESI (Dark Energy Spectroscopic Instrument) ha estado cartografiando el universo que nos rodea durante el último año. Este instrumento está compuesto por 5.000 pequeños robots cilíndricos con sensores de fibra óptica, y está instalado en el telescopio Nicholas U. Mayall, en Arizona.

DESI estudia la impronta de las oscilaciones acústicas de los bariones (BAO), siendo capaz de medir su señal a través de distintos puntos temporales de la historia cosmológica, hace entre 11.000 y 3.000 millones de años.

El instrumento lleva un año trabajando y aún le quedan cinco de actividad, por lo que los resultados son preliminares. Sin embargo se trata de las medidas más precisas obtenidas hasta ahora. Una bibliografía de datos, borradores y documentos de trabajo han sido puestos a disposición del público a través de la página web del proyecto.

El “gran error” de Einstein. Este proyecto continuará escudriñando los confines de nuestro universo durante años. Si en este tiempo sus primeros resultados se confirman los físicos teóricos van a tener trabajo. Para muchos será también un alivio.

En 1917, físicos como Albert Einstein y Willem de Sitter, se dieron cuenta de que al aplicar las fórmulas de la relatividad general al comportamiento del cosmos, el modelo descrito no resultaba estático. Algo que rompía los moldes de lo que se creía hasta entonces pero que acabaría dando pie a los modelos cosmológicos modernos. La solución de Einstein fue adaptar el nuevo modelo cosmológico, introducir una lambda que pusiera en su lugar las cosas. Y que no se movieran de ahí.

Tuvo que pasar más de una década hasta que Edwin Hubble observara por primera vez la expansión del universo. La lambda de Einstein quedaría enterrada durante décadas y el físico alemán moriría pensando que aquel fue su gran error.

Big Crunch”. Casi un siglo después, la historia se repite. Algo que creíamos constante quizás no lo sea tanto. Como en tiempos de Einstein, la lambda contemporánea que representa a la energía oscura no deja de ser un instrumento con el que rellenamos los huecos de nuestros modelos para que se ajusten a lo que observamos.

Si estas últimas observaciones se confirman podría querer decir que nuestro modelo cosmológico estándar requiere otro cambio significativo: quitar una constante e introducir una variable. Esto podría tener consecuencias importantes para la física (quizás podría ayudarnos a resolver el gran desacuerdo entre las observaciones de la velocidad de expansión del universo).

También reabre la puerta a una hipótesis abandonada, la del Big Crunch. Esta hipótesis postula que el universo acabará implosionando en un “Big Bang inverso”. Esta hipótesis había sido descartada puesto que se creía que la inflación cósmica estiraría a las galaxias y las alejaría entre sí con más velocidad que aquella con la que la gravedad las atrae. Una hipótesis que ahora quizás tengamos que rescatar de la basura como en su día se rescató a la constante lambda.

En Xataka | El magnetar XTE J1810-197 emite señales. Es lo más parecido a una estrella "muerta" que vuelve a la vida

Imagen | NASA, ESA, CSA, STScI, Webb ERO Production Team

-
La noticia Hace casi un siglo Einstein tuvo que deshacerse de su constante cosmológica. 5.000 robots acaban de darle la razón fue publicada originalmente en Xataka por Pablo Martínez-Juarez .



☞ El artículo completo original de Pablo Martínez-Juarez lo puedes ver aquí