2 de diciembre de 2019

Para evitar el hackeo en un aeropuerto o en un hotel

Es muy fácil hackear un dispositivo conectado a una red WiFi pública, como la de los hoteles, aeropuertos o restaurantes. El local debe mantener una serie de requisitos de seguridad que la mayoría de las veces no implantan, por lo que cualquiera puede entrar en WiFi y ver otros dispositivos conectados en la misma red, buscando así agujeros de seguridad en pocos segundos.

Este peligro no solo ocurre cuando nos conectamos a la WiFi, también ocurre cuando ponemos a cargar nuestro móvil en un USB público, ya que puede estar «vigilado» y ser una entrada de amenazas.

Como recomendación general: es mejor usar una VPN cuando accedemos a una WiFi pública, y un bloqueador de datos USB cuando queremos cargarlo en «cualquier lado».

Hay muchos bloqueadores USB en el mercado. Los de tercera generación de PortaPow, por ejemplo, bloquean cualquier transferencia de datos y cuentan con un chip incorporado que detecta el tipo de dispositivo que está conectado y cambia entre las especificaciones de carga de Apple, Universal y Samsung, lo que permite la carga más rápida posible. También hay disponible una versión USB-C del bloqueador de datos de tercera generación, y un bloqueador de datos «puro» que no contiene ningún otro elemento electrónico que no sea un puente de cables para la alimentación, e incluso tiene una funda transparente para que podamos ver lo que hay dentro.

Otra empresa, syncstop.com, vende también estos dispositivos, llamados «condones USB», para evitar el intercambio accidental de datos cuando nuestro dispositivo está conectado a la computadora de otra persona o a una estación de carga pública. SyncStop logra esto bloqueando los pines de datos en cualquier cable USB y permitiendo que solo fluya la energía. SyncStop es la versión 'en carcasa' del condón USB original.

Imágenes de depositphotos.




☛ El artículo completo original de Juan Diego Polo lo puedes ver aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario