27 de febrero de 2017

Marino inglés sale a navegar con su iPad, termina hundiendo su barco

Esta es una de esas historias que nos hacen querer decir "no me gusta decir 'te lo dije', pero te lo dije". En mayo pasado, un inglés llamado David Carlin decidió salir a navegar en su barco de madera de una manera diferente, utilizando solamente su iPad para estos fines. Teniendo en cuenta que su nave es contemporánea a la Segunda Guerra Mundial, el valor histórico del bote en cuestión aumenta considerablemente, por lo que es necesario cuidarlo lo más posible. Quizá por ese motivo es que el sujeto decidió implementar un sistema de navegación que dependiera solamente del dispositivo de Apple, lo que obviamente cuidaría de buena manera a la máquina. O eso pensaba él.

Todo iba bien hasta que zarpó del puerto, ya que, una vez que había avanzado unos cuantos metros, el marino perdió la conexión Wi-Fi que tenía su aparato, y con ello, el control de su embaración. Lo que siguió fue obviamente desastrozo: y ya lo puedes intuir gracias a la foto de portada. Según consigna hoy The Next Web, Carlin, perdido en el mar, chocó con otro vehículo y hundió su propiedad.

Lo sorprendente, eso sí, no para ahí. Obviamente Carlin fue despedido de su trabajo y multado con GBR £3000, sin embargo el dueño de la nave que chocó el marino inglés (que es un carguero de DFDS Seaways infinitamente más grande en tamaño respecto al barco de madera en cuestión) no se percató que había sido impactado por la embarcación, lo cual le significó, además de los pequeños daños materiales, también una multa por la misma cantidad de dinero, informa The Sun.

La historia, si bien suena increíblemente absurda -y de hecho lo es, seamos honestos-, también demuestra el sorprendente nivel de dependencia que tenemos con nuestros dispositivos y lo increíblemente fácil que es provocar grandes destrozos gracias a ellos, o bien con la tecnología en general producto de nuestro propio desconocimiento (a modo de ejemplo, ¿qué hacía conectado a una red Wi-Fi en medio del mar?).

El relato de lo sucedido en aguas británicas ha sido ampliamente consignado por otros medios, los cuales también enfatizan en este punto, y es que si no somos capaces de educarnos más y ocupar nuestro sentido común, vamos a terminar hundidos en el mar, sin nuestro iPad y viendo cómo un barco de la Segunda Guerra Mundial se hunde gracias a nuestra propia estupidez.

No olviden seguirnos y comentar en Facebook.




☛ El artículo completo original de Equipo FayerWayer lo puedes ver aquí

La teoría de las restricciones o cuellos de botella

La teoría de las restricciones o cuellos de botella

"Siempre se ha comparado el sistema productivo con una cadena, cuya resistencia a la ruptura se basa precisamente, en la resistencia de cada uno de sus eslabones: la cadena resulta ser tan fuerte como el más débil de sus eslabones" — Néstor Casas.

La teoría de las restricciones o de cuellos de botella fue descrita por primera vez por Eliyahu Goldratt, un doctor en Física israelí, en los años 80's, y está basada en el fenómeno de que los procesos de cualquier ámbito solo progresan a la velocidad del paso más lento. La manera de balancear el proceso es lograr acelerar ese paso, tratando de que trabaje hasta el límite de su capacidad, para acelerar así el proceso completo. Los factores limitantes, esos pasos lentos, se denominan restricciones, embudos o cuellos de botella.

Esta teoría es usada frecuentemente en la industria. Decimos que en nuestra cadena de producción tenemos un cuello de botella cuando una fase de nuestro proceso productivo es mas lenta que las demás y la producción total se ve limitada a causa de ella. En este ámbito, además, los dividen en dos: a corto y largo plazo. Los a corto plazo son temporales y no suelen ser un problema —un ejemplo de uno sería un trabajador tomando unos días de descanso que provoca un embudo en los pedidos—. Los a largo plazo ocurren todo el tiempo y de forma acumulativa y sí pueden ralentizar considerablemente la producción.

También, atendiendo al tipo de restricción, se dice que hay tres tipos, pero en realidad son dos porque el tercero se refiere al límite de la demanda del mercado y no se presenta una solución para él:

  • Físicas: se refiere a los equipos o instalaciones, recursos humanos, espacio, tiempos... en general las distingue que hay dos formas de mejorarlas: puedes agregar capacidad o, si no lo estás haciendo ya, forzarlas a trabajar más cerca de su máximo.

  • Políticas: no se refiere exactamente a la política, aunque podría aplicar. En general, son las reglas o modos de actuar que están limitando el alcance de la meta. El punto con ellas es que la única forma de superarlas es reemplazándolas. Esta sería la crucial diferencia entre físicas y políticas.

De todas formas, por suerte, la utilidad de conocer los cuellos de botella no se limita a las empresas, los cuellos pueden estar en cualquier sitio y afectar a cualquier cosa. Podemos tener un cuello en nuestro flujo de trabajo o incluso en nuestra rutina diaria personal. También, de hecho, se suele usar la palabra en el área de la tecnología; en referencia a un dispositivo con piezas descompensadas, en el que un componente no rinde a la par del hardware que lo acompaña, limitando el rendimiento de la máquina en general.

Normalmente son fáciles de detectar. Cuando tienes uno, el trabajo se amontona justo antes del cuello, produciendo un tapón que crea un tiempo de inactividad después de él. Por ejemplo, el correo electrónico es un cuello de botella: si necesitas una respuesta para acabar un informe y no puedes avanzar sin esta, el proceso total de la redacción del informe irá, al menos, tan lento como su parte más lenta, que en este caso es recibir la respuesta.

¿De qué nos sirve saber esto? Simple. Nuestra productividad personal es la primera que tiene cuellos de botella por todos sitios. De hecho, de todo lo que tengamos programado para hacer, siempre la parte más crítica, la que mas influye en que las cosas salgan adelante o no, es la más atascada. Y, además, casi siempre coincide con la que más rechazo nos da y menos nos gusta hacer, porque es la que va más lento y requiere más esfuerzo. Deberíamos actuar al revés: ya que el cuello de botella en última instancia nos detendrá, es lo que deberíamos atacar primero. La clave esta en detectar la parte difícil del proceso y que más influye en el resto y ponerla como la prioridad máxima.

Al final, esto coincide con una de las leyes de la productividad más extendida, el principio 80/20 o el Principio de Pareto: desatascar el 20% del trabajo que completará el 80% de los resultados, porque ir siempre a por lo difícil, tiene más impacto que una gran cantidad de pequeñeces.

Lo bueno o malo de este sistema, depende de cómo lo mires, es que estos embudos siempre van a existir: cuando aceleras al máximo de su capacidad el paso más lento, el siguiente paso más lento pasa a ser el problema en una suerte de mejoramiento continuoKaizen—. Puesto que, si no hubiera nada que impida a un sistema lograr un mayor rendimiento (es decir, más unidades por unidad de tiempo), su rendimiento sería infinito —lo cual es imposible—. La teoría de las restricciones, por tanto, nos enseña a aspirar a una optimización constante, aceptando por defecto que la perfección no existe.




☛ El artículo completo original de Victoria Pérez lo puedes ver aquí

Años después de la redada a sus servidores, la policía no tiene caso contra The Pirate Bay

The Pirate Bay

Han pasado más de dos años desde que el drama de la redada a los servidores de The Pirate Bay fuese la noticia de la semana. En aquel entonces supimos que la policía sueca había confiscado varios servidores y otros equipos en una operación en Estocolmo para "proteger la propiedad intelectual".

Detener las operaciones de The Pirate Bay habría sido el objetivo, aunque otros sitios de torrents también se vieron afectados. La bahía pirata volvió a estar en linea en poco tiempo y en todo este tiempo las autoridades no han podido acusar a nadie de ningún crimen, y el tiempo para hacerlo se les está acabando debido al estatuto de prescripción.

Luego de la redada se confirmó que se estaba realizando una investigación sobre crímenes relacionados con derechos de autor, pero desde entonces no se ha progresado en el caso, y la mayoría de los crímenes están por prescribir, lo que quiere decir que pronto se quedarán sin tiempo para acusar a nadie de nada.

En la redada se habían incautado 50 servidores, pero de acuerdo a el equipo de The Pirate Bay solo uno de ellos pertenecía al popular sitio de torrents. El actual encargado del caso ha dicho que varios de los supuestos crímenes que se investigan son del 2011 y prescriben en cinco años.

La evidencia es poca, los testigos orales se olvidan de las cosas, pueden haber dificultadores con el monitoreo de otros datos que han cambiado o desaparecido, como en el caso de el registro y la restauración de datos. Las autoridades ya tuvieron que abandonar uno de sus principales sospechosos porque no tenían recursos suficientes para analizar los datos que obtuvieron en la redada.

Parece que cuando los administradores de The Pirate Bay dijeron que la policía no tenía gran cosa con que acusarles, no estaban equivocados. El sitio web permanece en linea -aunque bloqueado por varios ISP en diferentes países por ordenes judiciales- y el caso más grande en su contra está a punto de expirar.

Vía | TorrentFreak
En Genbeta | Bing, Yahoo y Google se unen para hacer inaccesibles las webs de torrents a los usuarios

También te recomendamos

Tras la caída de Kickass, el tráfico en las webs alternativas de torrents se dispara

IsoHunt resucita Kickass Torrents con una copia de su base de datos

Especial fotografía HDR: ¿qué es y cómo puedo hacer fotos así?

-
La noticia Años después de la redada a sus servidores, la policía no tiene caso contra The Pirate Bay fue publicada originalmente en Genbeta por Gabriela González .




☛ El artículo completo original de Gabriela González lo puedes ver aquí

Desvelan el misterio evolutivo de la aparición de la primera flor

Un equipo de científicos ha desvelado en parte el misterio que rodea a la aparición de la primera flor, que intrigó a Darwin. Han encontrado en una planta gimnosperma llamada Welwitschia mirabilis genes parecidos a los de la formación de las flores, lo que constituye la huella genética del ancestro común de una gran parte de las plantas actuales.

Desvelan el misterio evolutivo de la aparición de la primera flor
El misterio del origen de las plantas con flores ha sido desvelado en parte gracias a investigadores franceses y británicos. Su descubrimiento, publicado en la revista Nature, aclara una cuestión que intrigó a Darwin: la aparición de una estructura tan compleja como la flor a lo largo de la evolución, según informa el CNRS en un comunicado.

La flora terrestre está dominada en la actualidad por las plantas con flores. Nos alimentan y dan colorido al mundo vegetal. Pero no han existido siempre. Mientras que los vegetale...

Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850



☛ El artículo completo original de CNRS/T21 lo puedes ver aquí

El orgasmo también marca la diferencia entre hombres y mujeres

La relación heterosexual no es tan satisfactoria como se creía: mientras el 95% de los hombres alcanza el orgasmo, sólo el 65% de las mujeres lo consiguen. En las relaciones homosexuales, el 86% de las mujeres y el 89% de los hombres alcanzan el orgasmo. Son los datos de un estudio que arroja nueva luz sobre los entresijos de las relaciones de pareja.

 El orgasmo también marca la diferencia entre hombres y mujeres
Las mujeres lesbianas y bisexuales encuentran mayor satisfacción en sus relaciones sexuales que las mujeres heterosexuales, ha descubierto un estudio publicado en la revista Archives of Sexual Behavior.

El estudio se basa en los datos obtenidos a través de una encuesta on line a la que respondieron 52.588 norteamericanos de edades comprendidas entre los 18 y los 65 años que mantenían una relación de pareja. La mayoría son heterosexuales (26.032 hombres y 24.102 mujeres) y sólo 2.454 hombres y mujeres se manifestaron homosexuales o bisexuales.

A la pregunta de "en el último mes, ¿con qu...

Tendencias 21 (Madrid). ISSN 2174-6850



☛ El artículo completo original de Redacción T21 lo puedes ver aquí