12 de marzo de 2019

Tim Berners-Lee y su reflexión a 30 años de la World Wide Web: "De la adolescencia digital a un futuro más maduro"

 

La World Wide Web cumple 30 años este martes 12 de marzo y para celebrar su existencia y sobre todo para reflexionar acerca del alcance de su llegada, su padre Tim Berners-Lee escribió una larga carta en WebFoundation.org.

En la oportunidad, detalló los peligros que acechan ahora a la www y además cómo hay que pasar de un estado "adolescente" a una madurez.

Hoy se celebran 30 años de la World Wide Web y Google le dedica su Doodle

Con su creador planteando una serie de preocupaciones.

La carta sobre la World Wide Web

Acá te dejamos algunos extractos importantes sobre la carta de Tim Berners-Lee sobre la World Wide Web:

La web se ha convertido en una plaza pública, una biblioteca, un consultorio médico, una tienda, una escuela, un estudio de diseño, una oficina, un cine, un banco y mucho más.

Por supuesto, con cada nueva función, cada nuevo sitio web, se incrementa la brecha entre aquellos que están conectados y aquellos que no están disponibles, por lo que resulta imprescindible hacer que la web esté disponible para todo el mundo.

Y aunque la web ha creado oportunidades, ha dado voz a grupos marginados y ha hecho más fácil nuestra vida cotidiana, también ha creado oportunidades para estafadores, ha dado voz a aquellos que propagan el odio y han facilitado la comisión de todo tipo de delitos.

Los desafíos de la web

Para afrontar cualquier problema, debemos explicarlo y comprenderlo claramente. En términos generales, considero que la web actual se ve afectada por tres fuentes de disfuncionalidad:

  1. Intentos maliciosos y deliberados, como la piratería, los ataques informáticos por el estado, las conductas delictivas y el acoso en línea.
  2. Sistemas que por su parte crean incentivos perversos y se sacrifican los intereses del usuario, como los modelos del negocio en la publicidad que recompensan comercialmente el clickbait y la viralización de la información falsa.
  3. Diseños benévolos que, sin embargo, y de manera involuntaria, producen consecuencias negativas, como el tono y la calidad en el discurso y la polarización del discurso en línea actual.

Ahora, a medida que la web se transforma en nuestro mundo, también tenemos la responsabilidad de asegurar que se reconozca como un derecho humano y se desarrolle para el bien común.

Por esta razón, la Fundación Web está trabajando con los gobiernos, empresas y ciudadanos para elaborar un nuevo contrato para la web .

Los gobiernos deben adaptar las leyes y los reglamentos para la era digital. Deben garantizar que los mercados sigan siendo competitivos, innovadores y abiertos. Además, tenemos la responsabilidad de proteger los derechos y las libertades de las personas en línea.

Necesitamos contar con los defensores de la web abierta en los sectores, empleados públicos y funcionarios que intervienen en los intereses del sector privado, amenacen el bien común, y que se alcen para proteger la web abierta.

La lucha por la web es una de las causas más importantes de nuestra era. Actualmente, la mitad del mundo está en línea. Es más urgente que nunca asegurarnos de que la otra mitad no se reduzca, y que todos contribuyan para tener una web que impulsa la igualdad, las oportunidades y la creatividad.

El Contrato para la Web no debe ser una lista de soluciones rápidas, sino también un proceso para dar un cambio en cómo concebir nuestra relación con nuestra comunidad en línea.

Debe ser lo suficientemente claro para actuar como una guía para el futuro, pero también lo suficientemente flexible para mejorar el ritmo acelerado de los cambios en la tecnología.

Representa nuestro recorrido desde la adolescencia digital hasta un futuro más maduro, responsable e inclusivo.

La web es para todos y colectivamente tenemos el poder para cambiarla. No será fácil. Pero si soñamos un poco y trabajamos mucho, podemos obtener la web que deseamos.

La evolución de la World Wide Web: Tim Berners-Lee crea plataforma para el manejo justo de datos



☛ El artículo completo original de Diego Bastarrica lo puedes ver aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario